Síntomas comunes del desequilibrio hormonal

Las hormonas desempeñan un papel fundamental en nuestro organismo: básicamente controlan todas aquellas tareas que ocurren en segundo plano, esas que nuestro cuerpo lleva a cabo sin que se lo pidamos, como respirar, digerir o crecer. Estos mensajeros químicos regulan el hambre, el metabolismo, el deseo sexual, la presión arterial, los cambios de humor, y un largo etcétera, a través de la comunicación efectiva entre diversos sistemas.

Así que, como podrás imaginar, un desequilibrio hormonal de cualquier tipo pone en riesgo nuestra calidad de vida. Cuando hay un desbalance, nuestro cuerpo nos alerta con síntomas que no siempre sabemos reconocer, pero que resulta esencial si queremos mejorar nuestra salud hormonal y ayudar a nuestro organismo a mantener el control.

Muchas mujeres con síndrome de ovario poliquístico suelen pasar por alto varios signos del desequilibrio hormonal por falta de información. Por eso, hoy haré un breve repaso de los principales síntomas que indican alteraciones hormonales comunes. De esta manera aprenderás a reconocer qué ocurre con tu cuerpo y podrás tomar acción al respecto cuanto antes. ¡Sigue leyendo!

Hiperandrogenismo

Como su nombre lo indica, el hiperandrogenismo es una condición que se deriva del incremento de la producción de andrógenos. Si bien las causas siguen siendo desconocidas, algunos investigadores asocian esta sobreproducción al incremento de la expresión del gen para el receptor de andrógenos, al mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o los ovarios, e incluso la carencia de ciertas enzimas durante la vida fetal.

Sea cual sea la causa, los signos físicos que ayudan a identificar el hiperandrogenismo suelen ser bastante característicos:

Hirsutismo: se refiere al exceso de crecimiento de vello corporal en las mujeres con un «patrón masculino». Típicamente ocurre en zonas como el mentón, los pabellones auriculares, el tórax, el abdomen, la espalda y los glúteos.

Acné: la secreción de las glándulas sebáceas está directamente relacionada con el exceso de andrógenos, por lo que esta condición puede dar lugar a la aparición de acné. Es un signo muy común en las mujeres con SOP de entre 14 y 21 años.

Alopecia androgénica: la caída de cabello con especial adelgazamiento del pelo en la parte frontal y en la corona del cuero cabelludo es otro de los signos característicos del hiperandrogenismo.

Hirsutismo: se refiere a un incremento en la densidad de vello en cara, cuello, antebrazos, piernas y, aunque en pocas ocasiones, también muslos y tronco. Las mujeres de edad más avanzada pueden presentar una apariencia física con rasgos más masculinos.

Peso corporal: otro de los signos del hiperandrógenismo es el incremento de peso corporal o una clara dificultad para bajar de peso. En este caso, varias alteraciones del metabolismo energético están en juego. Hoy en día se sabe que el exceso de andrógenos está especialmente relacionado con el incremento de la adiposidad central. En las mujeres con SOP la relación cintura-cadera suele ser un indicador claro de los elevados niveles de andrógenos.

Resistencia a la insulina

Como he comentado en otros artículos, la resistencia a la insulina es una condición que se caracteriza por presentar menor sensibilidad a la acción de la insulina a nivel celular. El resultado es la alteración del metabolismo de carbohidratos, grasas y proteínas, lo que afecta a órganos como el hígado, el músculo, el tejido adiposo o el páncreas.

La resistencia a la insulina es uno de los desequilibrios hormonales más comunes en las mujeres con SOP, con una prevalencia del 60-80%. Cabe recordar que el exceso de andrógenos ováricos contribuyen a incrementar los niveles de resistencia a la insulina. ¡Todo está conectado! Por eso, en la mayoría de los casos la resistencia a la insulina es un indicador que ayuda a identificar o empezar a sospechar de hiperandrogenismo.

Si te cuesta bajar de peso y notas que la grasa se acumula sobre todo a nivel abdominal puedes estar ante un caso de insulinorresistencia. Sin embargo, es importante mencionar que no todas las mujeres con SOP y resistencia a la insulina presentan sobrepeso u obesidad.

Otros signos de la resistencia a la insulina, aunque menos comunes, son el oscurecimiento de la piel en la parte posterior de las axilas y el cuello (acantosis nigricans) y también la aparición de pequeños papilomas cutáneos.

Altos niveles de estrógeno (hiperestrogenismo)

La dominancia de estrógeno es uno de los problemas de desequilibrio hormonal más comunes para las mujeres. Esto se debe en parte a que existen muchos factores que afectan los niveles estrogénicos, como el estrés, el exceso de grasa corporal, el consumo de estrógenos ambientales, una mala digestión, problemas suprarrenales e incluso enfermedades autoinmunes.

Lo síntomas más comunes del hiperestrogenismo son:

  • Síndrome premenstrual particularmente molesto
  • Retención de líquidos
  • Dolor en la menstruación
  • Migrañas o dolores de cabeza, antes, durante o después de la regla
  • Ansiedad por comer dulces o carbohidratos
  • Baja libido
  • Contracturas musculares recurrentes
  • Miomas, endometriosis, SOP
  • Mamas fibrosas
  • Cambios de humor repentinos
  • Irritabilidad, ansiedad, depresión
  • Problemas intestinales en los días previos o durante la menstruación

Bajos niveles de estrógeno (hipoestrogenismo)

Se ha identificado el hipoestrogenismo como una condición normal durante la menopausia. En esta etapa de la vida los niveles de estrógenos endógenos disminuyen debido a que el organismo deja de producir estradiol (principal estrógeno durante la etapa reproductiva) para aumentar los niveles de estrona.

Con lo anterior es normal que haya un incremento de los depósitos de tejido graso a nivel abdominal. Esto se debe a que los estrógenos regulan la producción de la hormona leptina, que se encarga de informar al cerebro todo lo relacionado con las reservas energéticas del organismo.

Adicionalmente, el bajo nivel estrogénico durante esta etapa de la vida ocasiona frecuentemente síntomas como depresión, sudoración, sequedad vaginal, insomnio, incontinencia y pérdida de cabello, como ves, todos ellos típicos de la menopausia.

No obstante, el hipoestrogenismo también puede presentarse en mujeres en edad reproductiva cuando, por ejemplo, caemos en dietas muy restrictivas y/o practicamos ejercicio en exceso. Estas condiciones pueden poner nuestro cuerpo bajo un estrés físico/psicológico que se manifiesta en la interrupción del ciclo menstrual debido a la falta de producción de estrógenos (amenorrea hipotalámica).

Altos niveles de progesterona (hipeprogesteronemia)

Entre los principales síntomas de este desequilibrio hormonal encontramos la dismenorrea: dolor abdomino-pélvico de alta intensidad que se presenta días antes, durante y después de la menstruación. Esto se debe a que el exceso de progesterona parece estar asociado a una excesiva reacción por parte del endometrio con elevada infiltración linfocitaria. El resultado es el desprendimiento del endometrio en grandes trozos, lo que causa dolor. Sin embargo, a este respecto aún no hay suficiente investigación y carecemos de conclusiones definitivas.

Otros síntomas de los altos niveles de progesterona se asocian a: incremento de la retención de líquido, sensación de dolor en mamas e incremento de volumen de las mismas, cambios de humor (te puedes sentir molesta, irritable o estar particularmente sensible). También puedes notar dolores de cabeza frecuentes antes de la menstruación frecuentes y disminución del deseo sexual.

Bajos niveles de progesterona (hipoprogesteronemia)

Esta condición se asocia directamente con alteraciones en el ciclo menstrual. Así, una mujer con hipoprogesteronemia puede tener periodos menstruales largos y dolorosos, manchar varios días antes del periodo debido a la falta de estabilidad en el recubrimiento uterino y presentar ciclos menstruales irregulares, la mayoría cortos debido a la poca duración de la fase lútea.

Dentro de este grupo de alteraciones menstruales asociadas a bajos niveles de progesterona, también se incluye el síndrome premenstrual (SPM), padecido por un 20-40% de mujeres en edad fértil.

En condiciones normales los niveles de progesterona aumentan después de la ovulación y disminuyen antes del inicio del sangrado, pero para una mujer con SPM los niveles de progesterona se mantienen bastante bajos durante todo el ciclo. Como resultado se experimentan síntomas como:

  • Sensibilidad en las mamas
  • Malestares gastrointestinales como estreñimiento o diarrea
  • Distensión o gases
  • Mayor ansiedad por alimentos dulces o altamente calóricos
  • Cefalea
  • Fatiga o decaimiento
  • Alteraciones en el estado emocional como tristeza, irritabilidad, agresión.

Como ves, los desequilibrios hormonales afectan nuestra salud, no solo física sino también emocional. Poder identificarlos es el primer paso para tomar acción y esto solo puede ocurrir si estamos atentas a los síntomas y los mensajes que nuestro cuerpo nos comunica. Que nuestras hormonas hagan su tarea sin consultarnos, no significa que debamos ignorarlas y dejarlas a la deriva.

Todo nuestro sistema hormonal depende de que mantengamos un estilo de vida saludable, con buena alimentación, ejercicio y descanso.

Por último, ten en cuenta que esta información no sustituye la evaluación de un especialista ni los exámenes correspondientes. Busca la ayuda apropiada para resolver tus problemas hormonales.

¡No te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!  

2 Comments

  1. Narcisa Méndez Hernández noviembre 17, 2020 at 12:13 am

    Hola buenas noches, me encanta toda la información qué tienes, tengo dudas porqué algunos síntomas qué mencionas yo los tengo, quisiera información de costos de consulta y demás

    Reply
    1. mariacajo noviembre 17, 2020 at 1:55 pm

      Hola Narcisa,

      En el apartado de “tienda” de la web, tienes todas las opciones de consultas con sus precios. Gracias!

      Reply

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.