Tipos de SOP

Hoy en día, el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) se reconoce como la causa más común de infertilidad femenina. Aunque la comunidad científica no ha podido ponerse de acuerdo sobre los criterios para diagnosticar esta patología endocrina, los investigadores coinciden en que padecerlo tiene una relación directa con la irregularidad del ciclo menstrual, los altos niveles de andrógenos en el organismo y, por supuesto, los ovarios de apariencia poliquística.

Si definimos el SOP bajo los criterios de diagnóstico de los Institutos Nacionales de Salud (es decir, como un trastorno que acarrea hiperandrogenismo y disfunción ovulatoria), estamos hablando del Síndrome de Ovario Poliquístico “clásico”, el cual afecta aproximadamente al 6-10% de las mujeres en edad reproductiva. Sin embargo, bajo los criterios de Rotterdam, esta prevalencia puede ser hasta dos veces mayor.

Aunque la ciencia ha dado con ciertas teorías sobre los orígenes del SOP, todavía no se comprende con exactitud. Sabemos que existe un componente genético que hace que una mujer presente altos niveles de andrógenos y SOP. Sin embargo, estos genes pueden activarse y desactivarse por factores que obedecen a razones ambientales, es decir, epigenéticos.

En otras palabras, las mujeres con genes propensos al SOP se vuelven más susceptibles a desarrollar esta condición cuando su entorno evidencia los factores correctos. Comprender esto es clave en la batalla contra el Síndrome de Ovario Poliquístico, porque quiere decir que eliminando factores ambientales los síntomas de este trastorno podrían revertirse.

Por supuesto, un primer paso para atacar el problema de raíz es entender cuáles son los tipos de SOP y qué factores ambientales pueden estar detrás de cada uno. A continuación te los explico en detalle para que puedas despejar las dudas que tengas sobre este tema tan importante para nosotras.

El papel de los ovarios en el SOP

Antes de comenzar a detallar los tipos de Síndrome de Ovario Poliquístico es necesario tener claro el papel que desempeñan los ovarios en nuestro cuerpo.

Los ovarios son una glándula sexual endocrina compleja y muy importante para la regulación hormonal en la mujer. En ellos se produce gran parte de los estrógenos y la progesterona, dos hormonas clave en la regulación del ciclo menstrual.

Pero además, los ovarios también producen cierta cantidad de hormonas masculinas, los andrógenos. Cuando esta cantidad supera los índices “normales” hablamos de hiperandrogenismo, que, como vimos, es una de las condiciones directamente relacionadas con el SOP. De hecho, para muchos expertos, esta anomalía en la producción y el metabolismo de los andrógenos constituye el punto clave para la definición del Síndrome del Ovario Poliquístico.

¿Qué son los andrógenos?

Hagamos un breve repaso sobre estas hormonas tan importante para el diagnóstico del SOP. Los andrógenos tienen más de 200 acciones en las mujeres. Los principales son la testosterona y la androstenediona, aunque también encontramos la dehidrotestosterona, la A4 y la DHEA y su metabolito sulfatado, DHEAS,  los cuales son secretados por la corteza adrenal y los ovarios. Entre sus funciones se encuentran estimular el crecimiento del vello corporal, la fuerza muscular, la libido, y además ayudar al balance positivo de nitrógeno.

Cuando se producen andrógenos de manera anormal y elevada, como en el caso del SOP, se manifiestan características físicas más propias del sexo masculino, como vello facial en abundancia, calvicie, engrosamiento del tono de voz y desarrollo muscular más evidente.

Síntomas de SOP

Entre los síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico se pueden mencionar:

  • Vello facial llamado hirsutismo
  • Acné descontrolado
  • Pérdida paulatina de cabello (AGA)
  • Aumento de peso o dificultad para perderlo
  • Periodos irregulares
  • Periodos abundantes
  • Sangrados largos (hasta más de 7 días)
  • Sangrado entre periodos
  • Infertilidad

Todo esto parece abrumador, pero recuerda que, como mencioné más arriba, muchos de estos síntomas se pueden revertir si controlamos los factores ambientales. Por eso, el estilo de vida de una mujer con SOP desempeña un papel fundamental a la hora de hacer frente a esta patología.

Con este mapa general en mente y habiendo entendido a grandes rasgos los elementos clave, vamos ahora sí a detallar cuáles son los tipos de Síndrome de Ovario Poliquístico hasta ahora identificados.

Tipos de Síndrome de Ovarios Poliquísticos

Según sus causas y características, existen diferentes tipos de Síndrome de Ovarios Poliquísticos, entre ellos contemplamos:

  • SOP por resistencia a la insulina
  • SOP post-píldora anticonceptiva
  • Inflamatorio
  • Suprarrenal
  • Otras causas

A continuación, haré un repaso de cada uno de ellos para que puedas conocer lo más importante sobre sus características y así puedas abordar el problema desde una perspectiva adecuada.

SOP por resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina es, sin duda, la causa más común del SOP. Tanto así, que esta condición se ha identificado como un componente intrínseco de la patología hormonal, pues los estudios han demostrado que hasta el 70% de las mujeres con SOP presentan una disminución de la sensibilidad a la insulina, atribuible a un defecto de unión entre esta hormona y el post-receptor en las vías de señalización.

La insulina es producida por el páncreas y su función es ayudar a obtener la glucosa de la sangre y depositarla en las células para que el cuerpo pueda usarla como energía. Ahora bien, si la cantidad concentrada de glucosa es alta, la secreción de insulina también deberá serlo (y viceversa).

Tener resistencia a la insulina quiere decir que nuestro cuerpo no responde a la cantidad de insulina que produce y al no ser enviada a las células se queda en la sangre. Con el paso de los años, esta deficiencia en el estado metabólico del cuerpo hace que la glucosa en la sangre se acumule de tal manera que provoca hiperinsulinemia, también conocida como diabetes de tipo II.

Varios estudios han demostrado que la hiperinsulinemia desempeña un papel fundamental en la aparición del Síndrome de Ovario Poliquístico. Pero, ¿cómo ocurre esto? Pues bien, resulta que la resistencia a la insulina es un eficaz generador de hiperandrogenismo. ¿Ya vas viendo como todo está relacionado? Además, la insulinorresistencia también conduce a que los ovarios produzcan más testosterona, en lugar de estrógeno, es decir, más hormonas masculinas y menos femeninas.

Por si fuera poco, demasiada insulina también estimula a la glándula pituitaria para producir más hormona luteinizante (LH), que estimula aún más los andrógenos. ¿Ves el bucle? Demasiada insulina hace que haya más testosterona libre en tu organismo.

Entre otros factores, la resistencia a la insulina determina en gran medida el riesgo de fracaso o de complicaciones en los procedimientos inductores de la ovulación, y de igual manera aumenta la posibilidad de conflictos durante el embarazo.

SOP post-píldora anticonceptiva

Cuando una mujer deja de tomar la píldora anticonceptiva, su organismo debe adaptarse de vuelta al funcionamiento natural del sistema reproductivo, lo que muchas veces conlleva a diversos cambios hormonales. Por supuesto, estos dependen de la condición y el contexto de cada organismo, así como de la asimilación y la resistencia de la píldora anticonceptiva. Algunas de las consecuencias pueden ser:

  • Aumento de peso
  • Irregularidad menstrual
  • Dolor agudo durante la menstruación
  • Sangrado abundante
  • Acné
  • Dolor en las glándulas mamarias
  • Ovarios poliquísticos

La píldora funciona como anticonceptivo porque tiene unos efectos engañosos para el organismo. ¿Por qué? Los componentes de la píldora impiden la ovulación porque envían mensajes al cuerpo similares a los del estado de embarazo. Si no hay ovulación no puede haber fecundación.

Como dice la doctora Lara Briden, autora del libro ¿Cómo mejorar tu ciclo menstrual?, «los anticonceptivos hormonales trabajan inhibiendo el funcionamiento de tus ovarios y desactivando tus hormonas». Esto quiere decir, que cuando una mujer decide tomar la píldora, no existe producción de hormonas sexuales de manera natural, ya que, la píldora los suple con compuestos artificiales.

Cuando se deja de tomar la píldora anticonceptiva, el cuerpo puede tardar entre seis meses y un año antes de volver a cierta normalidad, dependiendo de los componentes del anticonceptivo, la cantidad de tiempo que se haya estado tomando y el organismo en cuestión.

SOP inflamatorio

La inflamación sistémica de bajo grado se caracteriza por el aumento en los niveles circulantes de elementos pro-inflamatorios. Algunos de ellos son:

  • Resistencia a la insulina
  • Variación del equilibrio de la flora intestinal
  • Posible exposición a tóxicos ambientales
  • Estrés
  • Intolerancias a los alimentos (como gluten y/o lácteos)
  • Ausencia de consumo de alimentos vegetales
  • Dieta rica en alimentos procesados y refinados (hidratos de carbono y/o azúcar)
  • Consumo de tabaco y/o alcohol

La inflamación de este tipo se ha relacionado de manera directa con el desarrollo de enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, pero, por otra parte, la inflamación sistémica de bajo grado puede empeorar o provocar el Síndrome de Ovario Poliquístico. Esto se debe a que cuando el estado inflamatorio dura mucho tiempo, se trastornan los receptores hormonales en el organismo, lo que provoca la producción de andrógenos como DHEA y androstenediona.

SOP suprarrenal

Este tipo de SOP no es muy común, aunque se han presentado algunos casos que han permitido estudiarlo. En este caso, el SOP suele ser una causa directa del mal funcionamiento del eje Hipotálamo-Pituitaria-Adrenales.

A groso modo, en nuestro organismo existe una hormona conocida como la hormona hipotalámica liberadora de corticotropina (CRH) que estimula la síntesis y liberación de la hormona adrenocorticotropa. La CRH posee dos patrones fisiológicos pulsátiles de secreción: uno basal, de niveles constantes y otro intermitente, como respuesta ante situaciones de estrés.

Una exposición a altos niveles de estrés durante tiempos prolongados puede causar una disfunción en la comunicación del hipotálamo y las glándulas suprarrenales, lo que a su vez puede ocasionar SOP.

Otras causas del SOP

Existen otras causas que pueden provocar la aparición del SOP, como por ejemplo:

  • Hipotiroidismo. Esta condición puede aumentar los niveles de prolactina, anulando la ovulación o también ocasionando resistencia a la insulina. Además, obstruye la adecuada función ovárica.
  • Consumo exagerado de soja. Al parecer este alimento tiene efecto estrogénico o anti-estrogénico en cantidades abundantes.  Con su consumo desmedido, los fitoestrógenos pueden bloquear los receptores del estrógeno natural. En consecuencia, bajan los niveles de esta hormona interfiriendo con la ovulación. Se ha comprobado que al parar su consumo se logra la normalización de los niveles, recuperándose así la ovulación.
  • Deficiencia de yodo. El yodo es otro mineral clave para el buen funcionamiento hormonal y ovárico en la mujer.
  • Desequilibrio en las dietas estilo veganas o vegetarianas. Muchas mujeres creen que las dietas veganas son sinónimo de salud. Pero si se realizan sin supervisión, pueden ocasionar deficiencia de zinc y de otros minerales esenciales para los ovarios. Además, estas dietas son muy bajas en grasas saludables, nutrientes muy importantes para la salud hormonal.
  • Ausencia o disminución de hidratos de carbono en la dieta. Al igual que otros componentes, disminuir los hidratos de carbono de forma radical puede tener un impacto negativo en nuestro organismo y sus sistema hormonal. Se ha comprobado que sin una pequeñísima cantidad de glúcidos en el organismo,  el hipotálamo no puede liberar el pico de LH que antecede e induce la ovulación, provocando así el SOP.

Como ves, el Síndrome de Ovario Poliquístico tiene muchas variantes, causas y características que lo definen. Por ello, si sospechas que alguno de estos es tu caso, te invito a que me contactes para poder acompañarte en la búsqueda de soluciones naturales para hacer frente a esos factores ambientales y revertir los síntomas incómodos del SOP.

¡No te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!  

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.